ADLC

 

DECLARACIÓN DE PRINCIPIOS DE LA ASOCIACION

1. La libertad de conciencia es un derecho humano principal sin el cual no cabe calificar de humana la existencia.

2. Los derechos de libertad de expresión, reunión y asociación carecen de sentido si no se garantiza previamente el derecho de libertad de conciencia.

3. Si no se respeta el derecho de libertad ideológica y religiosa, también llamado de libertad de conciencia o de pensamiento, se está anulando la dignidad de la persona, la cual es uno de los fundamentos básicos del orden político y de la paz social.

4. No se respeta la dignidad de la persona si se obstaculiza o coacciona su capacidad de pensar y de vivir de acuerdo con sus concepciones, es decir de ejercitar su libertad de conciencia, obviamente con pleno respeto a los derechos de los demás.

5. El derecho de libertad de conciencia, asumido constitucionalmente en las sociedades democráticas, se ve amenazado  por el fanatismo y la intolerancia de quienes atacan el honor o la imagen de personas e instituciones que presentan ideas innovadoras mediante actuaciones tales como desfigurar los hechos, sacar de contexto citas o utilizar términos ambiguamente peyorativos.

6. La violación del derecho constitucional de presunción de inocencia, crea un clima de intolerancia que no favorece el diálogo ni la búsqueda de la verdad

7. El pre-juicio es uno de los principales enemigos de la libertad de conciencia por lo que, al emitir opiniones, deben fundarse en hechos concretos, en especial cuando afecten al honor de personas e instituciones.

8. La libertad de conciencia implica tanto la libertad de opinar como la de disentir.

9. La Asociación si bien reconoce que la libertad de conciencia es un derecho fundamental, limitará sus actuaciones en defensa de este derecho a aquellas personas e instituciones que no pretendan atentar contra el ordenamiento democrático o suprimir derechos contemplados en la Declaración Universal de Derechos Humanos.

Para cualquier duda o comentario enviar e-mail a 
info@adlc.es.